Observatorio de Formación Continua

Anterior Siguiente

El acceso a la Formación Continua

De los resultados obtenidos tanto en el Observatorio 2008 como en anteriores, se puede constatar que el acceso a la Formación Continua no es igual para todas las personas que componen la cooperativa de trabajo.

En 1997, se observó que en las acciones formativas participaban prácticamente, en exclusiva, las personas con una categoría profesional superior. Esta tendencia se mantuvo en el Observatorio de 2000, sin que el Observatorio de 2003 ofreciera una imagen muy diferente, más bien el comportamiento errático parecía primar la actuación de las cooperativas de trabajo.

Estos resultados, en parte, vienen condicionados por toda la complejidad que ha venido impregnando las actuaciones formativas. La inseguridad en la financiación que se ha tenido durante años, ha producido que en muchos casos las cooperativas hayan huido de una planificación formativa periódica, realizando formación con aquellas personas que de manera más directa pudieran reflejar y aplicar los resultados de la formación en la empresa. Esta tendencia, de alguna manera, se ha ido revirtiendo en la medida en que en los últimos dos años la estabilidad en la planificación y ejecución de las acciones formativas permite impregnar al Proyecto de Formación Confederal de unas garantías y seguridad, que permiten ampliar esta oferta formativa a todas las categorías profesionales, existentes en la cooperativa.

Cuadro 22
Comparativa de participantes en cursos de formación continua en los tres últimos observatorios 2008 2003 2000
Directivos 47,0% 63,0% 78,3%
Técnicos y mandos intermedios 36,8% 77,3% 85,3%
Administrativos y comerciales 22,4% 80,8% 62,3%
Trabajadores cualificados 43,3% 70,0% 85,5%
Trabajadores no cualificados 10,0% 33,3% 35,0%

Igualmente, resulta de interés conocer, el grado de implicación de las personas de las cooperativas en las acciones formativas en función de su vinculación con la cooperativa.

Así del total de las personas que en el último año han participado en acciones formativas, las personas socias participaron con una media del 18,75%, en tanto que en las personas no socias la media fue del 7,04%. En el caso de las personas socias la desviación típica alcanza el 88,2%, (la desviación típica nos indica el grado de homogeneidad de la muestra) así, el alto nivel de la desviación típica nos muestra esta falta de homogeneidad entre las personas socias de una cooperativa a otra.

Otra forma de modular la Formación Continua en las cooperativas de trabajo es por el grado de "participación de las mujeres". En este apartado la media de las mujeres que han participado en cursos en el último año es del 7,55% de mujeres socias, con una desviación típica del 42,2%, lo que implica una variación mayor de una cooperativa a otra de mujeres socias, si bien, inferior a la desviación típica de los hombres. Y con una media de mujeres no socias del 5,24%.

Respecto del grado de acceso de las personas socias y de las que no lo son a la formación, nos encontramos que de la totalidad de las personas formadas, en función de las encuestas, en el último año, el 27,30% fueron personas no socias, en tanto que el 72,70% eran personas socias.

PERSONAS FORMADAS SEGÚN VINCULACIÓN CON LA COOPERATIVA

Fuente: Datos Observatorio 2003 y a 31-12-07. Elaboración propia

Con estos datos comprobamos que la tendencia se mantiene, en parte explicada por el hecho de que la formación se imparte en horarios no siempre coincidentes con la jornada laboral, lo que implica un mayor esfuerzo para las personas que se forman, "haciendo que aquéllas que tienen un interés más directo, se juegan más, sean las que más participen".

Otro de los aspectos a valorar por este Observatorio es el de la Financiación.

Es decir, ¿cómo financian las cooperativas la formación continua?

Los datos nos evidencian que el 51,7% lo hace con Fondos Públicos de forma mayoritaria, un 37,7% con Recursos Propios, un 4,4% son las propias personas que se forman las que ponen los Recursos y hasta un 10% indica que recurren a otras fuentes de financiación, sin enumerar en qué consisten. En algunos casos las cooperativas han manifestado que utilizan diversos recursos, "el caso es tener dinero para poder formar".

Cuadro 23. Fuentes de financiación de las acciones formativas
% de cooperativas que señalan cada Fuente Observatorio 2008 Observatorio 2003 Observatorio 2000
Recursos Propios de la Cooperativa 37,7% 50% 48%
Recursos Públicos 51,7% 73% 66%
Recursos de las personas que se forman 4,4% 4% 4%
Otros recursos 10% 9% 9%

En esta comparativa de resultados, se evidencia que el porcentaje de recursos propios ha disminuido, al igual que el de los fondos públicos, manteniéndose (un ligero incremento de cuatro décimas) en recursos de las personas que se forman así como un punto de incremento el otros recursos.

Al tiempo que se conjugan todos estos factores y nos hacen verificar que la disminución de los recursos propios de la cooperativa ha descendido, al menos no ha sido tan utilizado como en otros momentos, debido al incremento de los fondos públicos, que como ya se ha constatado se ha más triplicado, en los últimos cuatro años. Se ha de citar el dato, al menos por lo curioso que es, de la presencia del mismo porcentaje respecto de los recursos aportados por las propias personas que se forman.

Los datos anteriores han de ser relacionados con otros determinantes. Así, cuando se indica una menor aportación de recursos propios por parte de las cooperativas es preciso tener en cuenta las aportaciones que las mismas realizan al Fondo de Educación y Promoción Cooperativa, vulgarmente conocido como FEP. Este Fondo regulado en todas las legislaciones cooperativas, tanto en la estatal como en las autonómicas, se dota a través de un porcentaje de los excedentes (beneficios) de la cooperativa antes de impuestos. Su porcentaje varía, desde un 5% a un 10%, según la legislación a aplicar, al tiempo que existen unos límites, en función proporcional al capital social, de tal manera que no sea precisa su dotación si se ha alcanzado el citado límite.

Este Fondo, según las respuestas dadas en 2006, fue dotado por el 42,4% de las cooperativas, elevándose hasta el 57,6% de las cooperativas en el 2007.

Cuadro 24
Observatorio 2008 Observatorio 2003 Observatorio 2000
% de empresas que dotan al FEP 57,6% 47% 42%

Durante el 2007, las cooperativas que han dotado el FEP, lo han hecho con una media por cooperativa de 55.708,82 €. Cantidad muy superior a la conocida por otros Observatorios.

Este dato también nos desvela, junto con el de la facturación, los costes salariales y el incremento del empleo, que estamos en presencia de unas cooperativas de trabajo con una buena estabilidad financiera.

Comparativamente, los resultados de dotación al FEP son

COMPARATIVA DOTACIÓN DE FEP COOPERATIVAS DE TRABAJO

Fuente: Datos Observatorios 2000,2003 y a 31/12/07. Elaboración propia

Respecto de los contenidos que se imparten en las acciones formativas, a través de los datos obtenidos de las encuestas, se ha comprobado que, por vez primera en estos años de realización del Observatorio, han variado los resultados sobre los contenidos más impartidos, mostrando cierto equilibrio entre todas las áreas formativas.

Cuadro 25
Áreas Formativas Observatorio 2008 Observatorio 2003 Observatorio 2000
Informática/idiomas 33,3% 30,0% 34,0%
Temas cooperativos 34,0% 66,0% 34,0%
Gestión empresarial 34,9% 46,0% 43,0%
Calidad 23,1% 23,0% 22,0%
Introductoria empresa 8,4% 5,0% 6,0%
Específicos oficios 31,2% 43,0% 62,0%
Prevención riesgos 30,5% 30,0% 18,0%
Otros 8,7% 11,0% 10,0%

El esfuerzo formativo que llevan a cabo las cooperativas de trabajo y las personas que trabajan en ellas, ha de ser evaluado para determinar su eficacia; así, es necesario conocer si la formación impartida está siendo útil para la cooperativa y para las personas que trabajan en ella.

Una primera consecuencia es que se modifique en algún grado la organización, el modo o los instrumentos de trabajo para poner en práctica los conocimientos adquiridos. En este sentido, los datos de las encuestas nos indican que un 49% ha considerado que sí se han producido cambios, lo que nos lleva a replantear si las personas se están formando en los contenidos precisos para una mejor gestión de la cooperativa, variando modelos organizativos o instrumentos de trabajo, que, en definitiva, posibiliten una mejor gestión empresarial al tiempo que unas relaciones humanas más efectivas. En relación a las respuestas del Observatorio 2003, el índice de aceptabilidad sobre los cambios en el trabajo supusieron una respuesta favorable del 75%, dato que si se correlaciona con las acciones formativas impartidas, nos llevaría a poder concluir que cuando las acciones formativas eran más específicas del puesto de trabajo o de gestión empresarial o cooperativa, progresaba la posibilidad de efectuar los cambios. Una mayor diversificación de los contenidos, puede producir este menor valor en el Observatorio actual.

Una segunda consecuencia es si las acciones formativas impartidas resultan eficaces para incrementar la productividad o la eficacia en el trabajo. Un 60% de las cooperativas han respondido que efectivamente se ha incrementado la productividad o la eficacia en el trabajo. Este dato se aleja más de diez puntos del ofrecido por el Observatorio 2003; puede que en este aspecto también incidan los contenidos formativos.

Una tercera consecuencia es si los contenidos de las acciones formativas impartidas permiten su aplicación, de forma real, al trabajo. En esta variable, las respuestas alcanzan al 63% que lo ha indicado, así, efectivamente. En esta variable también existe un distanciamiento respecto del Observatorio 2003, en siete puntos; por lo que las reflexiones realizadas en los apartados anteriores, sirve igualmente para este apartado.

EVALUACIÓN DE LA FORMACIÓN IMPARTIDA

Fuente: Datos a 31/12/07. Elaboración propia

Respecto de la idoneidad de las acciones formativas impartidas y su valoración desde las cooperativas, las respuestas indican que un 67% valora positivamente esta variable.

Respecto de las demandas de nuevos contenidos formativos, las respuestas facilitadas han indicado:

Cuadro 26. Tipología de la Formación Solicitada
Gestión y administración 27,7%
Legislación 6,5%
Economía y finanzas 22,1%
Producción/tecnología 21.8%
Comercial/ventas 16,8%
RSE (calidad, ambiente, rrhh) 33,3%
Informática/nuevas tecnologías 39,6%
Gestión cooperativa 28,3%
Específicos (se incluye anexo) 21,1%

Anterior Siguiente


X

Uso de cookies

Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar la navegación. Si continúa navegando, consideramos que acepta su uso.

Puede obtener más información, o bien conocer cómo cambiar la configuración, en nuestra Política de cookies.